Derechos de los niños SI. Deberes, también

La primera reunión de padres que realicé siendo scouter de escultas me llevé una dura sorpresa: Mis chicos, responsables de varios proyectos en la unidad, no compartían en absoluto las tareas domésticas de sus propias casas. Excusados por sus propios padres, en la mayoría de los casos con frases tan peregrinas como “tiene mucho que estudiar”, “es que después del instituto va a clases de música, futbol, informática…”, etc. así que sus padres se lo hacen todo.

Yo alucinaba, chicas y chicos de 14, 15 años que en su grupo scout friegan, barren, cocinan, sirven a los demás y lideran equipos… En sus casas se comportaban de distinta manera.

Les expliqué a los padres mi total desacuerdo con su forma de educar a sus hijos e hijas porque si bien los derechos de los niños son fundamentales, la carencia de deberes desmerece toda la educación que les dedicamos. ¿Como es posible que un adolescente nisiquiera sea responsable de hacer su cama o de poner la mesa? Pero si mi hija tiene año y medio y ya me ayuda a poner la mesa y sabe que después de jugar hay que guardar cada cosa en su sitio!!!!

He escogido para ilustrar este tema la intervención del magistrado Emilio Calatayud, juez de menores de Granada (España), en la V Tertulia del Consejo Escolar de La Comunidad de Madrid. No habla de Escultismo, pero si de responsabilidad en la educación de nuestros menores.

No hago nada que tu puedas hacer por ti mismo

Esa ha sido mi máxima desde que era Viejo Lobo. Daba igual que mi interlocutor tuviera ocho o dieciocho años, yo no movía un dedo para hacer una tarea que mi educando pudiera hacer por si mismo. Porque el Método Scout no es sólo enseñar bonitos valores morales y filosóficos. Es una manera de vivir la vida, y si queremos que nuestras chicas y nuestros chicos sean responsables de sus propias vidas, que sean autónomos, tenemos que darles responsabilidades.

Hace ya muchos años fui como scouter de apoyo a un campamento con otro grupo y me sorprendió ver como la patrulla de servicio estaba formada por chicos de todas las secciones, desde Manada a Clan. En los grupos scouts que yo conocía, incluido el mío, los Lobatos estaban excluidos de las tareas comunes. Al plantear mi duda al respecto los scouters de este grupo me contestaron con otra pregunta ¿porque no puede un Lobato servir a los demás?

La responsabilidad es algo básico que se debe trabajar desde que el scout entra en el grupo con seis años. Cada cosa tiene su lugar, le enseñamos a los pequeños castores. Eso es responsabilidad, le estás diciendo que debe ser ordenado pero debemos ir más allá, darle más autonomía para que pueda ser responsable de sus cosas y de las de la Colonia.

Hace muchos años (más de los que quiero reconocer) fui con mi Manada a un San Francisco y me tocó dirigir una Manada coctel formada por Lobatos y Viejos Lobos de diversas Manadas. Sin dudarlo un momento le dejé la llave del barracón a una seisenera y le expliqué al resto de la Manada que si alguno necesitaba entrar en el barracón ella tenía las llaves y lo acompañaría para abrirle.

Mi Manada coctel fue la única de las veinte asistentes en dejar las llaves en manos de un lobato. ¿Se perdieron las llaves? No.

La responsabilidad es algo básico que se debe trabajar desde que el scout entra en el grupo con seis años. Una Colonia o una Manada no son una guardería, no podemos esperar a que el chaval entre en la Patrulla para que descubra lo que es un cargo.

Todos conocemos nos hemos quejado alguna vez de nuestros Clanes, que a veces parecen más agencias de viajes que un clan rover… Pero si echamos la mirada atrás nos daremos cuenta que a lo largo de su vida scout apenas les exigimos más responsabilidades que hacerse los nudos de los zapatos cuando castor o guardar los ahorros de la Patrulla cuando Scout. Pero cuando llegan a Clan pretendemos que sirvan y ellos se preguntan ¿porqué? ¿como? Ya que no es una conducta que hayamos introducido en su educación paulatinamente y ahora pretendemos que sean lo que no son, lo que no les hemos enseñado a ser.

Volviendo a mi frase mítica, si reflexionamos sobre nuestro trabajo en la sección descubriremos todos esos momentos en los que nosotros hacemos cosas que nuestros chicos podrían hacer por si mismos:

– ¿Quién barre el local después de las reuniones?

– ¿Quién recoge el material después de los talleres?

– ¿El castor y el lobato hacen ellos mismos sus mochilas ayudados por sus padres?

– ¿Quién monta las tiendas de la Manada?

– ¿Quién repara el material de acampada cuando se estropea?

– ¿Quién hace las compras para los campamentos de las secciones grandes?

– ¿Cocinan las patrullas, la Unidad o el Clan cuando salen de acampada?

– ¿Quién lleva la economía de las secciones?

– ¿Son las patrullas autosuficientes? ¿Y la Unidad y el Clan?

Los valores no se aprenden si sólo se enseñan, hay que vivirlos.

Comparte con otros... Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Print this pageEmail this to someone

4 Respuestas a “Derechos de los niños SI. Deberes, también”


  • Ing Jose Joaquin Loayza N ECUADOR

    Distinguidos Miembros del Congresillo o Asamblea Nacional, señor Presidente del Ecuador Rafael Correa, ministros jueces, fiscal general y demás autoridades. Me permito enviarles una sugerencia de Ley para proteger a los niños que son obligados a trabajar a pesar de que la Constitución y las Leyes los prohíben. Espero consideren mi propuesta y hagan las correcciones pertinentes a fin de que surjan leyes más justas dentro del marco legal.

    PROYECTO DE LEY DEL NIÑO OBLIGADO A TRABAJAR

    AUTOR: Ing. José Joaquín Loayza Navarrete
    Teléfono: 2280442 Guayaquil Ecuador

    EXPOSICION DE MOTIVOS:
    Debemos reconocer que a pesar de nuestra Constitución y las Leyes que existen en el Ecuador, hay miles de niños que son obligados a trabajar por sus padres, madres o personas que los crían, quienes logran acumular bienes y capitales gracias al trabajo de estos niños, así que para estos casos debemos establecer mecanismos de protección automáticos que permitan darle a los niños al llegar a su mayoría de edad la parte proporcional de todo lo que generaron.
    Muchos padres dicen a sus hijos, que tienen que aprender a trabajar desde pequeño para ser hombres de bien y responsables, pero el Estado ha establecido programas educativos eficientes proyectados para estos objetivos sin la necesidad de que los niños tengan que trabajar, sin embargo sus padres o criadores insisten en hacerlos trabajar para que adquieran mayor responsabilidad. Pues esa responsabilidad aprendida por los niños a la fuerza se traducirá en un beneficio proporcional de todos los bienes de sus padres o criadores.
    Los niños no pueden ser privados del derecho de jugar, descansar y estudiar, pero al trabajar no disfrutan de estos beneficios que otros niños si tienen y cuando se vuelven adultos, son los padres o cuidadores los primeros en desconocer todo el trabajo que obligaron a estos niños hacer para obtener todas las casas, acciones y capitales.
    Por lo cual se vuelve imperioso establecer un mecanismo legal que otorgue una parte proporcional justa de todos estos bienes a los niños cuando cumplen la mayoría de edad.

    Art. 1.- El Estado Ecuatoriano reconoce la posibilidad de que niños y niñas sean obligados a trabajar por sus padres o cuidadores, a pesar de prohibición expresa constitucional, por lo cual el propio Estado declara que estos niños tendrán como pago por los servicios que prestaron en su niñez, la parte proporcional de todos los bienes de sus padres o cuidadores responsables, solo por el hecho de haber sido obligados a trabajar durante su niñez.

    Art. 2.- Esta parte proporcional equivaldrá a la división de todos los bienes, dineros en efectivo, cuentas bancarias así como acciones de compañías, para el número de miembros de la familia que incluirán papá, mamá, hijos y el niño que fue obligado a trabajar en su juventud.

    Art. 3.- En caso de que los padres hayan conformado una compañía, e intencionalmente hayan entregado todos los bienes a esta compañía de la cual casualmente todos los miembros de la familia sean socios accionistas, el Estado desconocerá la repartición establecida en esta compañía y reorganizará todas las acciones en forma equitativa proporcional incluyendo a los niños que fueron obligados a trabajar.

    Art. 4.- Para el cumplimiento de esta disposición se permitirá a los jóvenes ya mayores de edad presentar testigos que demuestren que efectivamente estuvieron trabajando para sus padres o criadores durante su niñez y/o juventud sin necesidad de demostrar que fueron obligados, ya que los padres son los que están obligados a no hacerlos trabajar sino sólo estudiar y desarrollarse física y emocionalmente.

    Art.5.- Todo socio adicional que haya participado con capital externo para la compañía que hubiesen establecido, se respetará su parte proporcional y se utilizará para estos cálculos solo las acciones de los padres, criadores e hijos de los mismos como las del niño trabajador.

    Art. 6.- En caso de que los padres o criadores hayan contraído deudas, están no se tomarán en cuenta como responsabilidad de los niños que fueron obligados a trabajar, y todos los bienes se dividirán como si la deuda no existiera, corriendo por cuenta sólo de los padres o criadores las deudas a cancelar.

    Art. 7.- Estos derechos son irrenunciables por lo que el niño trabajador no podrá rehusar su parte proporcional en acciones de compañías, ni en bienes de capital. La razón es obligar a como de lugar que los niños no tengan que trabajar, sino sólo estudiar y desarrollarse física y emocionalmente.

    Art. 8.- En caso de que en la familia de varios niños, sólo uno fue obligado a trabajar, igual la división de bienes se tomará en cuenta a todos los niños como si todos hubieran sido obligados a trabajar. Y la razón es no dejar desamparados al resto de niños en sus derechos de herencia.

    Art. 9.- Si los padres o cuidadores están vivos, los bienes que toma el niño trabajador al ser mayor de edad serán exento de impuestos de todo tipo, ya que no son herencia sino un derecho adquirido fruto de su trabajo.

    Art. 10.- En caso de que el padre, madre o los dos padres o los cuidadores fallescan antes de que el niño cumpla la mayoría de edad, la división de los bienes se hará proporcional si el niño demuestra que tuvo que trabajar por exigencia de sus padres o cuidadores, y estarán exento de impuestos los bienes que le toca por trabajar, pero los que herede de los difuntos deberán pagar los impuestos que la ley determina.

    Ing. José Joaquín Loayza Navarrete
    Teléfono 2280442 Guayaquil Ecuador
    josejloayza@yahoo.es

  • 😈 hola deben de crear una pagina web de los deberes de los niños no creen

  • esta página no tiene nada de lo que puse :evil ❓ 😐

  • Esta pagina no respondio a mi pregunta!!!¡!!!!!!!!!!!!!!! :poop: 😕

Añade un Comentario