la sonrisa del cuarto mundo

Ayer, lunes 22 falleció a la edad de 94 años el Abad Pierre, el sacerdote fundador de las Comunidades Emmaüs.

Para quienes no conozcais su obra, el Abad Pierre dedicó gran parte de su vida a luchar por las personas sin techo. Primero en Francia y en la actualidad en 39 paises, las comunidades Emmaüs dan cobijo a miles de personas.

Todo empezó en el invierno de 1954 cuando este sacerdote, héroe de la resistencia, lanza un mensaje radiofónico que movilizará toda Francia: “Amigos míos, socorro. Esta noche, a las tres de la mañana, una mujer ha muerto de frío en el bulevar Sebastopol de París. En sus manos encontraron el papel que le anunciaba el desalojo forzoso de su casa. Por favor, os lo ruego, no permitamos que esto vuelva a suceder.”

Las donaciones no se hicieron esperar, tanto económicas como materiales, toda Francia se volcó en ayudar a sus “sin-techo”.

Han pasado más de cincuenta años pero la historia se repite cada invierno. Mientras que para unos las primeras nieves son motivo de regocijo muchas personas ven con miedo e impotencia como llega el frío.

Los scouts que somos tan dados a lanzarnos en magníficos proyectos de servicio deberíamos buscar un hueco estos días de tanta celebración y colaborar con las asociaciones de “sin techo”. Quizás no sea necesario más que aportar unas mantas, algo de comida, o ir un poco más allá y ofrecernos voluntarios para preparar cenas, habilitar albergues o hacer compañía.

Se presenta un invierno muy crudo y muy largo para muchas personas sin hogar. No importa la razón por la que están en la calle ni si es justo o no. Lo que importa ahora es que podamos comportarnos como seres humanos y hacer todo cuanto sea posible para que nadie muera de frío este invierno. Para que todos podamos pasar estas fechas con algo de dignidad y calor. No es una apuesta de futuro, es una necesidad de hoy mismo.
Nuestro premio irá más allá de la satisfacción personal de saber que hacemos lo correcto, nos llevaremos algo muy escaso cuando se vive bajo la línea de la miseria, nos regalaran algo muy dificil de encontrar en este cuarto mundo que esconde con verguenza nuestro gran primer mundo: la sonrisa que es llama de un momento breve de felicidad.

Comparte con otros... Share on Facebook18Share on Google+1Tweet about this on Twitter0Print this pageEmail this to someone

0 Respuesta a “la sonrisa del cuarto mundo”


  • Ningún Comentario

Añade un Comentario