La importancia de la comunicación en la Manada

Desde el momento en él que un niño/a entra en la Manada tenemos que ser conscientes que lo hace porque sus padres quieren y que ellos y no nosotros son los actores principales en su educación.

A partir de ese momento no debemos perder de vista el hecho de que, según nuestro método educativo y a pesar de que en la Manada las actividades planteadas lo son para todos puesto que “la Manada caza junta”, cada niño progresará a un ritmo diferente y dentro de la misma etapa de progresión, no podemos tampoco exigir que todos lleguen a un mismo nivel de aprendizaje. Porque cada niño es distinto, tiene intereses e inquietudes dispares e igualmente recibe una educación en casa diferente, es por lo que el contacto que los Viejos Lobos tengamos con los padres nos va a reportar muchos datos de interés sobre el Lobato, no sólo de su comportamiento y valores ya adquiridos, sino también del comportamiento y valores que las personas cercanas de su entorno próximo (familia, profesores y compañeros del colegio, amigos del patio, etc.) tienen. Nos va a ayudar a comprender ciertas reacciones del niño en determinadas situaciones o por qué le cuesta tanto o tan poco adquirir tal concepto o tal habilidad.

Otro motivo que justifica la importancia de mantener constante comunicación con los padres, tutores, profesores y demás adultos relacionados con el Lobato es la necesidad de no apartarnos demasiado de la educación que sus padres han escogido para el chico. Es de suponer que cuando el Lobato llega a la Manada por primera vez, sus padres conocen o tienen una idea general sobre qué es el Escultismo y, en concreto, el Lobatismo, y qué cosas va a aprender su hijo con nosotros. Pero aún suponiendo esto y teniéndolo incluso por cierto, los padres deben conocer en cada momento qué avances realizan sus hijos, qué cosas les cuesta y qué otras pretendemos enseñarles. Existen aspectos de la educación Scout que a algunos padres no les parecen del todo bien al principio; un ejemplo muy típico es la pregunta que algunos de ellos nos hacen: “¿Los Lobatos y Lobatas duermen juntos en la misma tienda?” o “¿Mi hija juega al fútbol en la Manada?”.

Aquí viene también un poco nuestra labor de educar a los padres, o, al menos, hacerles comprender por qué elegimos ciertas actividades y no otras para conseguir según qué objetivo. En este intento de no dejar de lado el tipo de educación que a los padres les gusta para sus hijos, nuestro cometido debe ser de completarla de conformidad con nuestro método educativo, pero nunca de contradecirla; otra cosa es que la educación de los padres vaya por derroteros muy distintos a lo que el Escultismo pretende, en cuyo caso, pronto se darán cuenta de que no eligieron bien al meter a su pequeños en los Scouts. Al hilo de esta idea, disponemos con los padres de un recurso humano de gran valía, ya que nos proporcionarán sugerencias y experiencias que nosotros, si no tenemos hijos, desconocemos por completo.

No menos importante en toda esta tarea de comunicación es el ambiente que debe reinar en la Manada, el de una “Familia Feliz”. Los contactos con los padres de nuestros chicos nos van a proporcionar, además de un material pedagógico incuestionable por las razones antes argumentadas, otro instrumento igualmente necesario. Poco a poco y sin darnos apenas cuenta, el Viejo Lobo llega a formar casi parte de la familia natural del Lobato, debido a la confianza que sus padres depositan en nosotros y esto nos va a beneficiar como educadores, pues el Lobato también va a ir confiando cada vez más en sus Scouters y no hay mejor modo de aprender que hacerlo confiadamente, con la seguridad de que el educador es una persona experimentada, mayor y querida.

Debemos tener presente que a la edad de Lobatos y Castores y algo menos a la de Scout, los padres tienen un enorme interés en lo que sus hijos aprenden y hacen. Hay que aprovechar esta etapa del niño que posiblemente seguirá en el Grupo, para conocerle a fondo y para conocer también a su familia, pues la experiencia nos ha demostrado que a partir de la adolescencia, los padres comienzan a desconectarse de las actividades de sus hijos, ya sea por confianza en los mismos o porque éstos les piden que no se metan en sus asuntos.

(extracto de “La importancia de la Comunicación en la Manada”, trabajo del Avanzado de Paloma Pimentel)

Comparte con otros... Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Print this pageEmail this to someone

2 Respuestas a “La importancia de la comunicación en la Manada”


  • Teresa Calderòn Gonzàlez CHILE

    Hola.
    Es bastante agradable e interesante la publicaciòn aqui expuesta “la comunicacion”, si bien estamos invadidos de medios de comunicacion …….., que inportante mantener y favorecer aquel que nos permite entregar mas que una palabras , tambien afecto y emociones. La constante vinculaciòn con los padres de los Lobatos permite conocerlos mas y acercarnos a su realidad.
    La comunicacion – el medio adecuado y significativo para ser una Familia Feliz.
    Deseo comentar ante los señalado en este artìculo – la progresiòn de los Lobatos -la diferenciaciòn que tiene el nivel de aprendizaje que logran los niños en relaciòn al ritmo personal de cada uno,y esto se debe a, que cada uno es diferente. Algunos aprenderàn rapido ,otros lento (cada uno es un ser diferente al otro y con sus propias capacidades). Importante es destacar en la comunicaciòn el nivel de pensamiento que tienen los niños en la manada ( 7 a 11 años).
    En chile, trabajamos con niños y niñas en dos ramas (Lobatos y Golondrinas), pero, el tema de la comunicaciòn va para todos por igual y muchas veces realizamos actividades en conjunto , sobre todo en campamento anual. A esa edad la familia es el nexo para crear una buena comunicaciòn y mantener la confianza depositada en los viejos lobos y con el tiempo ya mayores no perder la confianza y sobre todo mantener una comunicaciòn asertiva en la adolescencia -cuando mas se necesita.
    (Teresa Calderòn Gonzàlez. Educadora en Ed. Especial (NNE)//Psicologa Clìnica- Infanto Juvenil.)

  • hola bueno yo soy scout y para mi ser scout es lo mejor integro la patrulla zorro y soy del grupo numero5 Nuestra Señora de Fatima. LUCHO

Añade un Comentario