¿Un plagio del ‘Birch Bark’?- Los Scouts y los ‘Woodcraft Indians’ de Seton. 3ª Parte

Tal y como os comenté en el artículo anterior hoy vamos a analizar un poco el contenido de aquel famoso “Birch Bark Roll”, en su 5ª edición, para conocer de primera mano qué cosas pudo utilizar en realidad Baden-Powell del trabajo de Seton.

Es importante usar esta edición, porque como os conté en la primera parte de esta serie de artículos, el manual de los “Indians” fue evolucionando y añadiendo contenidos con el paso de los años, de manera que las poco más de 70 páginas de 1906… acabarían siendo cerca de 600 en la 11ª Edición de 1912.

“Bueno pero entonces ¿qué se contaba en la edición que utilizó el fundador?”

Pues vamos allá sin más preámbulos. Tras la introducción (que ya os expuse la semana pasada en detalle), el libro comienza estableciendo los objetivos y el funcionamiento:

Objetivo: Promocionar el interés en la vida al aire libre y el woodcraft, la preservación de la vida salvaje y su entorno, así como la camaradería entre sus miembros”.

Evidentemente en este aspecto es mucho más limitado que el esquema scout, que utilizará el medio natural y el woodcraft como estimulador de sus recursos, pero con una orientación no sólo personal sino pensando el bien común y una ciudadanía activa. El objetivo es el bien de los chicos…y el de la comunidad.

El material que se necesita para el juego de los ‘Indios’ es simple:

Requiere el Libro de las Leyes (que es precisamente este ‘Birch Bark Roll’), un libro en blanco para anotar los registros, los tipis (o tiendas indias ) necesarios para los chavales, un poste tótem, cabelleras para los chicos (hechas de cola de caballo o fibras de otro tipo), plumas para las hazañas (más adelante os detallaré cómo funciona todo esto), tambores, utensilios de cocina, arcos y flechas, mantas de lana, impermeables…

“¿Y no tienen uniforme?”

En realidad pueden añadirse vestimentas indias… pero no son necesarias en su esquema. Continuar leyendo ‘¿Un plagio del ‘Birch Bark’?- Los Scouts y los ‘Woodcraft Indians’ de Seton. 3ª Parte’

El ‘Birch Bark Roll’ – Los Scouts y los “Woodcraft Indians” de Seton- 2ª Parte

En el artículo anterior os propuse examinar el famoso libro que Ernest Seton envió a Baden-Powell a finales de Julio de 1906 con el fin de conocerlo un poco y así tener herramientas con las que poder opinar con fundamento sobre qué ideas pudo incorporar el fundador de los Scouts a su propio esquema.

Como os expliqué se trata del “Birch Bark Roll of the Woodcraft Indians”, un librito de poco más de 70 páginas. Un poco escaso si tenemos en cuenta que cada uno de los 6 fascículos quincenales de “Escultismo para Muchachos” tenía aproximadamente esa extensión.

Pero dejémonos de preámbulos y empecemos con nuestra labor… por la introducción del propio libro, que a mi juicio fue lo que más pudo llamar la atención de Baden-Powell, especialmente porque le reafirmaba en su propia opinión de que la juventud de la época necesitaba una ayuda en su formación física y moral con el fin de alejarla de los males de la nueva vida urbana que había traído la Revolución Industrial. Y sobre todo que la respuesta obviamente no estaba en la educación académica.

La propuesta de Seton fue un regreso a la Naturaleza y el aire libre, y aunque esa respuesta NO era novedosa (la idea de que el sol y el aire puro son algo sano es muuuuy antigua… ya en época de Hipócrates se argumentaba así) la manera de hacerlo sí que lo era: aprovecharía el modelo de los indios norteamericanos para plantear un esquema muy original.

“Y… ¿En qué consistía exactamente?”

Pues reunir a los chicos en pandillas o ‘bandas’, al modo de una tribu, y proponerles una serie de juegos y ‘proezas’ a realizar, basadas en las habilidades de aquellas gentes, con las que los chicos podían ganarse unas plumas que añadirían a su tocado igual que hacían los indios de antaño. Todo ello revestido de la emoción, aventura, cánticos y demás parafernalia de los ‘pieles rojas’.

Continuar leyendo ‘El ‘Birch Bark Roll’ – Los Scouts y los “Woodcraft Indians” de Seton- 2ª Parte’

Los Scouts y los ‘Woodcraft Indians’ de Seton. 1ª Parte- Especulaciones

Hace algunas semanas, leyendo un comentario por la web, me encontré con una referencia al “apretón de manos scout” (o ‘left handshake’, como dicen los anglófonos).

Sí, sí, seguro que ya sabéis que en su origen no se cruzaban los meñiques (aquello fue una variación de los norteamericanos de los BSA durante los primeros años que cuajó en otras partes) y que tan sólo se trataba de dar la mano con la zurda como signo de confianza en el saludado… pero no es esto lo que os quiero contar hoy.

El caso es que en dicho comentario se aseguraba que ese saludo TAMBIÉN LO COPIÓ BADEN-POWELL DE ERNEST SETON y sus ‘Woodcraft Indians’ para incorporarlo a sus Boy Scouts.

Aquello me extrañó mucho, porque un servidor sí que ha tenido el interés de leerse muchos de sus libros, incluyendo su famoso ‘Birch Bark Roll’ (el libro que le envió a B-P)… y en ellos no se menciona para nada ese saludo de mano izquierda.

Así que me puse a investigar de dónde habría salido esa conjetura y encontré que dicha idea no era nueva, y que correspondía a un autor, Brian Morris, quien en 1970 escribió un artículo: ‘Ernest Thompson Seton and the origins of theWoodcraft Movement’ (que después daría origen a un libro). Continuar leyendo ‘Los Scouts y los ‘Woodcraft Indians’ de Seton. 1ª Parte- Especulaciones’

Las primeras ‘Chicas Scout’ de la historia

Sí, ya sé que os he hablado del origen del Guidismo, y que amplié el tema en otro artículo de este espacio (concretamente en “Los niños con los niños, las niñas con las niñas…”).

Y que incluso os traje el primer programa de las Guías que se publicó en la ‘Gaceta de la Dirección’ en Noviembre de 1909.

“Entonces… ¿qué nos quieres contar hoy?”

Pues voy a haceros un pequeño recorrido por la historia de las chicas para que veáis el momento exacto de su irrupción en el Movimiento.

¿Por qué?
Pues porque curioseando el otro día por la web, me encontré una página muy interesante (www.scoutcollecting.co.uk) en la que se hablaba del asunto de las primeras chicas scout de la historia… y se ilustraba con una fotografía de una “supuesta Tropa de Chicas Scout” ….de 1.905 !!!

En concreto se describe como:La patrulla Búhos, 1905-1909, de Brislington”. Y explica que la mujer sentada es la Señorita B. Wise, y que tres de las chicas son Marjorie Webb, Freda Webb y May Jones. La señorita Wise sería de este modo la primera Scouter del mundo. Continuar leyendo ‘Las primeras ‘Chicas Scout’ de la historia’

Los Scouts y la especialidad de “Maestro de Armas”

“Maestro de Armas”… Uff, que violento suena eso…”

Bueno, en realidad todo tiene su explicación, porque…

… ¿Sabíais que los Scouts fueron pioneros en difundir el conocimiento de las artes marciales y de la ‘defensa personal’?

¿Pioneros? ¿De dónde te has sacado tal cosa?”

Pues ya os podéis imaginar: de algunos de esos viejos libros míos (¡cómo no!, je, je) … y de uno de esos artículos de una web desaparecida pero que un servidor conservó pensando en este Blog.

En ese artículo se hablaba de un Club, el Bartitsu Club, fundado nada más entrar el S.XX por un tal Edward Barton-Wright con el fin de promover la Educación física y las artes de defensa: boxeo, lucha, defensa personal, lucha con bastón… y jiu-jitsu, algo que en occidente era bastante desconocido en aquella época.

Se afirmaba que Baden-Powell también había intuido la importancia de estas artes para el desarrollo de los muchachos, hasta el punto de introducirlo en su esquema de Boy Scouts.

“¡Anda ya! Si nunca hemos oído hablar de esto en nuestros manuales, y en ‘Escultismo para muchachos’ no se dice nada de ello… como mucho sería una moda pasajera de muy poco recorrido”

Pues os equivocáis. Desde luego no es algo que caracterizase al movimiento, pero sí fue lo suficientemente importante como para que tuviese una Especialidad propia. Continuar leyendo ‘Los Scouts y la especialidad de “Maestro de Armas”’

¿Tiene tu Patrulla Scout un nombre original o uno ‘clasico’?

Hoy quiero traeros a este espacio algo que me llamó la atención en su momento: el enfoque norteamericano en relación a los nombres de las Patrullas scouts.

Hace unas semanas le echaba un vistazo al Blog “Bryan on Scouting, del que ya os he hablado en alguna otra ocasión, en el que de vez en cuando se hacen eco de la originalidad y la imaginación de los chicos estadounidenses al escoger un nombre para sus Patrullas.

Y en su último artículo  referente a este tema expone su visión de que el nombre no sólo contribuye a la unión del grupo, y a establecer un vínculo con el pasado cuando se trata de una patrulla ya existente… sino que también brinda la oportunidad de expresar la originalidad de los chavales cuando se trata de una patrulla de nueva formación.

Y por supuesto con la incorporación de las chicas a los Scouts BSA (como se llaman ahora) han surgido multitud de nuevas Tropas femeninas, y con ellas un montón de Patrullas y sus nuevos nombres. Continuar leyendo ‘¿Tiene tu Patrulla Scout un nombre original o uno ‘clasico’?’

Los Scouts, los Balilla y las Juventudes Hitlerianas

Emblema Balilla

Emblema Balilla

Como lo prometido es deuda hoy echaremos un vistazo a dos de esos movimientos juveniles surgidos en los regímenes totalitarios de la época del fundador.

En estos últimos artículos os he contado como el comunismo soviético liquidó el movimiento scout de los países de su órbita y dio forma a un sucedáneo con el nombre de los “Pioneros Rojos”. Y os hablé de que la idea de utilizar algo similar al esquema del escultismo para adoctrinar convenientemente a la juventud no fue una idea exclusiva de ese régimen.

Cuando Benito Mussolini y sus fascistas llegaron al poder en Italia en 1922 hicieron lo propio, y si bien al principio toleraron a los scouts, al final acabarían incorporándolos (desde 1927) a un esquema de formación nacional que surgió en el país transalpino un año antes, en 1926, en la forma del programa de los “Balilla” (la Opera Nazionale Balilla – ONB).

Los Scouts Italianos sufrieron aquel golpe en relativa soledad, aunque a decir verdad no todos se conformaron con su destino y acabarían jugando al ‘Gran Juego’ en la clandestinidad, en lo que se conoció como la “Selva Silenciosa”.

“¿Por qué dices que lo sufrieron en soledad?”

Pues porque NO recibieron demasiado apoyo de sus hermanos scouts británicos (que son los que entonces dirigían todo el tinglado).

“¿Y eso?”

Continuar leyendo ‘Los Scouts, los Balilla y las Juventudes Hitlerianas’

Los scouts y la amenaza del comunismo

En el último artículo os estuve hablando de la llegada del comunismo a Gran Bretaña y las tensiones entre el ala juvenil del Partido Comunista de Gran Bretaña, la Young Communist League (YCL) y los Boy Scouts de B-P.

Os conté que el fundador refirió el caso de 3 Rovers que habían tratado de aprovechar su posición en un grupo scout para hacer campaña a favor de sus ideas… y que fueron expulsados por ello.

En realidad, a pesar de la intensa campaña que mantuvo la YCL durante los años 20 en contra del escultismo, la fortaleza del movimiento y su amplísima aceptación popular hicieron que el efecto sobre el Movimiento en el periodo ‘inter-guerras (1918-1939) fuese poco menos que ínfimo.

En todo caso existieron inquietudes en la dirección del Movimiento ante la infiltración de personas que pudiesen aprovecharlo para diseminar ideas a favor del comunismo soviético entre la juventud.

Y no sólo en el Movimiento… también a nivel gubernamental. De hecho los servicios de inteligencia británicos, el MI5, estuvieron al quite durante todos esos años, tal y como nos lo cuentan los diarios británicos (como “The Telegraph”) tras la desclasificación de algunos ficheros de los Archivos Nacionales.

Pero el fin de la 2ª Guerra Mundial, la llegada de la política de bloques y la aparición del telón de acero y la guerra fría, hicieron que el problema se agudizara sobremanera, hasta llegar a la aparición de cierta psicosis en el gobierno británico… y una sensación de amenaza en el seno de los Boy Scouts.

La muestra la tenemos en el documento que os traigo hoy: un folleto publicado en el seno de la Boy Scout Association, dirigido a los Scouters y con la intención de concienciar sobre los retos y la amenaza que suponía el comunismo soviético, así como su total incompatibilidad con los ideales propuestos por el Movimiento Scout. Continuar leyendo ‘Los scouts y la amenaza del comunismo’

Baden-Powell y el comunismo

Hace unas semanas, en el artículo sobre los scouts y la política, os conté que el fundador se cuidaba muy mucho de apostar por un partido político determinado, centrándose en la formación del carácter y los valores de la juventud a fin de que, cuando los chicos creciesen, tomasen sus propias decisiones de acuerdo a sus convicciones.

Y la semana pasada os hablé sobre lo que pensaba sobre las prisas revolucionarias y sobre escuchar siempre la opinión de los demás. El viejo Jefe era un convencido de que la historia se cambia mediante la educación de sus jóvenes, y de que se necesita tiempo para que las nuevas ideas se asienten.

Precisamente sería la Revolución Rusa, de 1917, la que reafirmase la opinión al respecto del fundador del escultismo. Tras dicha revolución, la llama del comunismo prendió en muchos países, y el Reino Unido no iba a ser menos.

“Pero ¿Cómo es posible que B-P estuviese en contra de una revolución justa? El alzamiento del pueblo contra el monarca opresor era algo de admirar…”

Pues B-P nos dejó clara su postura acerca de dicha revolución…y del comunismo en general. El fundador había conocido al Zar Nicolás II en persona. Fue invitado por él, en 1910, para hablar de Escultismo y éste le había manifestado una profunda admiración por su labor y por su programa.

En un artículo de la revista “La Gaceta de la Dirección” así nos lo cuenta: Continuar leyendo ‘Baden-Powell y el comunismo’

B-P: El fundador y las revoluciones

“Poquito a poquito…se coge al monito”

“¿Qué frase es esa? No la había oído nunca”

Me dicen algunos scouts al escucharla.

Pues una de las frases favoritas del viejo Jefe: “Softly, softly, catchee monkey“, solía argumentar cuando algunos tenían mucha prisa. Frase que aprendió durante su campaña en la costa de Ashanti y que luego reflejaría en su libro “Historias para Boy Scouts” de 1909 (entre otros):

“De modo que cuando tengáis tendencia a impacientaros por alguna tarea que estéis haciendo y os sintáis con ganas de dejarlo, porque además de eso os parece muy grande y difícil, tan sólo recordad “poquito a poquito, se coge al monito”, “la paciencia gana el día”, e insistid en ello.

Un scout de verdad es siempre el más paciente de los hombres. No se preocupa si no tiene éxito total a la primera, sino que espera y trabaja tranquilamente y con determinación hasta que “llega allí” al final, tanto en las tareas pequeñas como en las grandes. Incluso al abrir un paquete no estira y rompe los cordeles. Se sentará en silencio a trabajar para desatar los nudos. Yo lo hago.”

Y esto se puede aplicar a todos los niveles de la vida. También el político-social. Los atajos, las prisas por conseguir la ‘justicia social’ o ese ‘mundo mejor’, nos llevan a veces a forzar la situación y a provocar conflictos indeseados que conllevan un sufrimiento injusto. En muchas revoluciones ocurre así. Continuar leyendo ‘B-P: El fundador y las revoluciones’